SALUD INTEGRATIVA    NATURAL     MENTE-CUERPO

Si no conozco una cosa, la investigaré. (Luis Pasteur)

BIOMAGNETISMO TERAPÉUTICO

 

Siente el poder de los imanes.

Experimenta la sensación y los beneficios de una potente terapia totalmente natural y extraordinariamente eficaz.

 

El Biomagnetismo Terapéutico es una terapia muy potente, consistente en la utilización de imanes de neodimio, con unas potencias que oscilan entre 1.000 y 20.000 gauss, aplicados sobre el cuerpo humano en puntos anatómicos de acupuntura. Cuando se pone el imán en estos puntos se experimenta relajación y bienestar, obteniendo después de la terapia, un mayor equilibrio bioenergético que puede facilitar una mejor calidad de vida.  

 

Los imanes están demostrando una utilidad muy clara en enfermedades comunes, enfermedades crónicas y de origen inflamatorio, lesiones articulares y musculares, y también en enfermedades psicosomáticas como pueden ser el nerviosismo, insomnio, algunos traumas, etc. También es muy útil como prevención, ya que permite equilibrar y armonizar estados patológicos antes de que se manifiesten sintomáticamente. Colocados sobre puntos anatómicos craneales como las zonas temporal, parietal, seno frontal, hipófisis, prehipófisis, maxilar ..., tienen unos resultados muy claros ya que activan zonas que actúan ralentizadas por la edad del paciente, y calma otros que actúan de forma hiperactiva

Una de las principales vías para contraer enfermedades la constituyen los patógenos (bacterias, virus, hongos) que se adquieren por contagio o  se incrementa su presencia debido a un terreno orgánico excesivamente ácido o alcalino. El imán colocado sobre el cuerpo humano consigue cambiar el pH del punto donde colocamos el imán. El pH (potencial de hidrógeno) marca la alcalinidad y acidez. El pH más idóneo para nuestro organismo es 7.3, es decir, ligeramente alcalino, pero cuando este pH se encuentra por debajo, el cuerpo se acidifica y se vuelve un terreno apto para la proliferación de algunas bacterias y virus. En el momento que colocamos el imán sobre el punto anatómico del cuerpo empezamos a cambiar su pH, logrando que recupere su punto de acidez-alcalinidad idóneo. Los resultados pueden incidir muy positivamente en múltiples alteraciones y enfermedades que, con una base patógena, rompen el equilibrio homeostático del cuerpo, siendo resistentes a otros tipos de tratamiento, dado que en éstos no se trata el "terreno" alterado, factor fundamental para el desarrollo patógeno.

La doble polaridad (pares biomagnéticos), es fundamental para conseguir efectos más eficaces que algunos aparatos de magnetoterapia que trabajan sólo con una polaridad, la norte-negativa, que tiene efectos antiinflamatorios en la zona de aplicación. Al trabajar con dos polaridades el efecto es más amplio y efectivo, ya que impactan entre sí y ejercen una fuerza de equilibrio entre los iones moleculares positivos y negativos del cuerpo. Por ejemplo, si las bacterias son susceptibles a la polaridad negativa-norte, y los hongos a la positiva-sur, necesitamos las dos polaridades para realizar la terapia.

La colocación de los imanes se realiza siguiendo un test kinesiológico, sencillo y efectivo, permaneciendo los imanes colocados una media de 30 minutos. Es una terapia segura, cómoda, sin dolor ni efectos secundarios, aunque está contraindicada en pacientes con marcapasos o DAI, y desaconsejada en mujeres embarazadas, así como en personas tratadas con radioterapia y quimioterapia (con un mínimo de un año de antigüedad).