SALUD INTEGRATIVA    NATURAL     MENTE-CUERPO

No se puede desatar un nudo sin saber cómo está hecho. (Aristóteles) 

 

ALTA SENSIBILIDAD

¿Eres una persona altamente sensible?

¡Eres una persona maravillosa!

 

Se estima que entre un 15% y un 20% de la población tiene alta sensibilidad. Son personas que pueden tener algunas facultades sensoriales y cognitivas más desarrolladas, y en otros muchos casos una mayor sensibilidad emocional y espiritual. Estas facultades existen ya en la infancia y, por lo general, no son adecuadamente apreciadas ni encuentran la forma de ser expresadas positiva y socialmente, lo que suele acarrear problemas de muy variada índole a la persona en las distintas etapas de su ciclo vital, pudiendo incluso a desarrollar un importante sufrimiento y trastornos emocionales que pueden llegar a ser diagnosticados como patológicos, cuando en realidad todo parte de una falta de adaptación al medio por desconocimiento e incomprensión de esa singularidad individual. A menudo, esas personas son banalmente etiquetadas como “demasiado sensibles”, como si esto fuera un defecto, cuando en realidad lo defectuoso sería el exceso de materialismo, superficialidad, egocentrismo y extrema competitividad y violencia de la sociedad en la que vivimos.

 

Las personas altamente sensibles tienen algunas facultades humanas más desarrolladas. En algunos casos no solamente alguno de sus sentidos puede captar más estímulos o más intensamente, sino que en otros, esos estímulos son procesados de una forma más intensa debido a una mayor capacidad cognitiva, provocando una intensa lluvia de ideas, sensaciones, pensamientos, miedos… Algunas personas encuentran la forma de canalizar positiva y prácticamente estas facultades, pero otras muchas chocan con el entorno y ello les impide evolucionar y desarrollar su potencial personal de forma libre y plena. Pueden sentirse frustradas, fracasadas, inseguras, tristes, anuladas, con baja autoestima o incluso creyéndose culpables de ser como son.

El concepto de alta sensibilidad es todo un descubrimiento para esas personas. Cuando toman consciencia de su verdadera condición, de sus capacidades, de sus límites, así como de los inconvenientes que conlleva su singularidad, y por lo tanto, de la causa real de sus problemas, se encuentran en el punto de partida ideal, y necesario, para poder cambiar y mejorar su situación. A partir de este autoconocimiento previo, y con una buena orientación, soporte y motivación, pueden empezar un proceso gradual de progreso interno y optimización de su relación e interacción con cuanto le rodea, pudiendo llegar a cambiar situaciones negativas por otras mucho más positivas y satisfactorias, a que fluya mejor su esencia y potencial personal, y a disminuir sufrimientos innecesarios, aumentando al mismo tiempo las oportunidades de gozar intensamente de su vida.

NOTA: Hacemos el 10% de descuento a socios de APASE (Asociación de Personas Altamente Sensibles de España).

Accede a la web de PERSONAS ALTAMENTE SENSIBLES de José María Guillén Lladó.

Accede al TEST para saber si eres una Persona Altamente Sensible.

Artículo en La Vanguardia: La alta sensibilidad no es una enfermedad ni un defecto.